Cuento de Navidad

Echa un vistazo por la ventana para comprobar que su muñeco de nieve aún no le ha abandonado. —A mí lo que más me gusta de Navidad es el cuento —farfullaba su vecinito ayer tarde, mientras le ayudaba a colocar la zanahoria que hoy amanece desmayada en la nieve. Las nubes se han desayunado al sol y Paula hace lo propio con mamá y las galletas de jengibre. Sus miradas cómplices se sostienen con un grueso hilo de tristeza desde hace un año, cuando él se marchó a trabajar al otro lado del globo terráqueo. Pero un suceso extraordinario durante la cena de Nochebuena cambiará su estado de ánimo. Tras un ligero temblor que sacudirá los cimientos de la casa, el pavo relleno y sus corazones, una copiosa nevada de virutas de confeti caerá sobre sus cabezas lentamente, al ritmo de un villancico interpretado por Sinatra. No imaginan que antes de viajar al Círculo Polar Ártico, papá envasó trocitos de espíritu navideño en una bola de nieve para agitar en caso de emergencia. Y que gracias a su extravagante idea, una atónita niña salpicada de pecas multicolor creerá en la magia de la Navidad.

Anuncios

Acerca de Beatriz CE

Escritora de relatos, cuentos, micropoemas. (Zaragoza, ES)
Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.