Hora del té

Norman Parkinson

Norman Parkinson

Con puntualidad británica abre la ventana para dejar que él la observe. Disfruta haciéndole sufrir porque cada vez que bebe té, se come un quiero.

Anuncios

Acerca de Beatriz CE

Escritora de relatos, cuentos, micropoemas. (Zaragoza, ES)
Esta entrada fue publicada en Microcuentos. Guarda el enlace permanente.