Incandescencia

incandescencia

El cielo encapotado teñía la ciudad de gris. La niña cerró los ojos e imaginó el sol hasta encenderlo. Movió las aletas de la nariz y sonrió orgullosa: empezaba a oler a nubes quemadas.

Imagen: Photodoto
Anuncios

Acerca de Beatriz CE

Escritora de relatos, cuentos, micropoemas. (Zaragoza, ES)
Esta entrada fue publicada en Microcuentos. Guarda el enlace permanente.